¿Qué es una billetera virtual?

Cada vez es más frecuente encontrarnos con información acerca de las billeteras virtuales: notas, publicidades y ni hablar del boca en boca, pero ¿qué son realmente? ¿cómo funciona una billetera virtual? ¿para qué ME sirve? Son algunas de las preguntas que vamos a responder en esta nota.

Una billetera virtual, digital o electrónica, es, en simples palabras, la misma billetera que llevás en el bolsillo pero en tu teléfono, es más, te invito a que la pongas sobre la mesa mientras leés esta nota y vas a ver que está todo contemplado. Es una app que al descargarla y crear tu cuenta, te permite realizar diferentes transacciones financieras desde tu celular, en criollo: “manejar tu plata”. Cada una tiene sus diferencias, por supuesto, son productos de diferentes empresas. Podríamos decir que es como el calce de un jean: muchos negocios los venden, pero depende de cómo estén confeccionados para que se ajuste perfectamente a lo que vos necesitás. Dentro de las transacciones más comunes están las de enviar y recibir plata, realizar pagos a terceros y pagar impuestos y servicios. El objetivo de las billeteras es facilitar y agilizar estos movimientos de plata para que ahorres tiempo y por supuesto dinero. 

¿Cómo funciona una billetera digital?

Algo que muchos no conocen (pero igual las usan) es dónde realmente está la plata que pongo en una billetera. Pues bien, está en un banco. Las fintech tienen una cuenta en un banco así que tu plata está respaldada por esa entidad financiera. Lo que las fintech proporcionamos, entre otras cosas, es que puedas acceder a varios de los beneficios que otorgaría un banco sin tener que pasar por todo el proceso que abrir una cuenta bancaria requiere.

Cuando empezás a usar tu billetera, automáticamente se te genera un CVU (Clave Virtual Uniforme, que inexplicablemente muchos le dicen “Ce Ve U corta”) que es un número que identifica a tu cuenta, digamos que es a tu cuenta como a vos tu DNI. Si estás familiarizado con el CBU (Clave Bancaria Uniforme), esto es lo mismo sólo que para cuentas digitales. También tu billetera digital va a contar con un Alias, que también es único para tu cuenta, pero lo podés modificar y sirve para que te sea más fácil proporcionar tus datos al momento de realizar alguna transacción. Me atrevo a decir que en algunas aplicaciones es muy difícil encontrar estos datos e incluso muchas veces es tedioso compartirlo (tranquilo, con Ohana va a ser facilísimo) así que si te tengo que recomendar algo, es que elijas un Alias que sea fácil para vos recordarlo. Con cualquiera de estos dos datos pueden hacerte y podés hacer transferencias desde cuentas bancarias y cuentas digitales, es decir, que es posible transferir de CBU a CVU, de CVU a CBU y por supuesto de CVU a CVU.

También tenés que saber que para poder usar la tarjeta prepaga que te proporcionan, tu cuenta tiene que tener fondos, a diferencia de la de crédito que la usás y después pagás. Hay distintas maneras de fondearlas: puede ser que hagas desde otra cuenta una transferencia o que un tercero la realice, que ingreses efectivo desde algún Pago Facil, TeleRecargas o puntos de depósito en efectivo, que recibas un pago, etc. Tener saldo disponible en tu cuenta no sólo te habilita a usar la tarjeta sino que también podés realizar por supuesto cualquiera de las otras transacciones.

Hay algunas billeteras que también te permiten tokenizar otras tarjetas que ya tengas. Estos términos que son moneda corriente y que nadie te explica, ¿no? Tokenizar tus tarjetas significa que por una única vez cargás los datos de esas tarjetas en la aplicación para así “meterlas en tu billetera”. Esto te permite que desde la app puedas elegir el método de pago que vos quieras: una tarjeta de crédito, una de débito o el saldo que tengas en la cuenta.

Otra función que no es para nada menor y no todas las billeteras las tienen, es la de invertir tu dinero. Hay distintos modelos: algunas te remuneran el saldo disponible (ponen ellos tu saldo en un Fondo Común de Inversión conservador, es decir, de muy bajo riesgo, y te genera intereses) y otras te dan la opción de elegir entre distintos fondos que te proporcionan dentro de la app. No esperes obtener un rendimiento millonario, pero entre nada y unos pesos, ahí está la diferencia. Por supuesto que todo depende de cuánta plata pongas en tu cuenta, mientras más pongas más pesos vas a obtener porque se maneja en porcentajes. Pero este ya es otro mundo que seguramente nos explayaremos en otra nota, por lo pronto, está bueno que estés al tanto para que no tengas plata ociosa y la tengas, como se dice, “trabajando”. 

Una función que la mayoría de las billeteras tienen, es la de otorgar beneficios a los usuarios, que por lo general son porcentajes de descuento en distintos comercios, y también podemos usarlas para ahorrar. Con esto último me refiero a que es una opción más frente a las que ya conocemos, PERO es fundamental ser disciplinado en este punto, ya que la plata la tenemos más que accesible, nunca mejor dicho: en la palma de la mano. 

Pensá en ese momento en el que estás frente a un mostrador, abrís la billetera y ves los billetes, las tarjetas y por qué no algún cupón de descuento, bueno, una billetera digital como podrás ver funciona prácticamente igual: abris la app, elegís el medio de pago y si tenés algún descuento en ese local también lo usás.

Pagos con billeteras digitales

Ahora bien, después de esta mirada no tan general vamos a lo particular. Una pregunta muy recurrente es ¿Puedo realizar pagos con una billetera virtual? Y la respuesta es: ¡por supuesto! Es justamente para eso qué sirven. Hay diferentes maneras de hacerlo, tal vez estemos más relacionados con las transferencias, que el pionero home banking nos preparó para este momento, que es, enviar dinero de una cuenta a otra si la persona que va a recibirlo nos proporciona su CBU, CVU o Alias. Basta con ingresar alguno de esos datos, el monto y listo. 

Otra opción es el pago con QR que seguramente has visto en varios comercios, los cuales los escaneás con la cámara de tu teléfono y obtenés la información de ese comercio para poder pagarle. Para simplificar, digamos que funciona como un código de barras más evolucionado que arroja otro tipo de información y al escanearlo con la app en tu teléfono, escribís el monto a pagar, el medio de pago y recibís la confirmación del pago.

También podés enviar dinero escribiendo el número de teléfono o email de la persona que lo va a recibir. Otra opción es que el vendedor te mande un link de pago, el cual con sólo hacer click en el enlace te lleva a tu billetera para que elijas el método de pago… y pagues . Como te dije antes, las billeteras se están encargando de hacernos la vida más fácil.

Pero la pregunta del millón es: ¿Cuál es la mejor manera de hacerlo? Y la respuesta, que seguramente no es la que esperabas, es: DEPENDE. Por supuesto que cada una de estas transacciones tienen costos, el tema está en quién los absorbe y cada billetera le pone el costo a su producto según su modelo de negocio. Existen ciertas regulaciones también, que te las va marcando cada aplicación, porque por supuesto hay que asegurarse del buen uso del producto.

¿Para qué descargarme una app si es lo mismo que me hiciste poner sobre la mesa?

Hemos visto en este largo tiempo de cuarentena cómo todo ha cambiado: recibir un billete o pasarle la tarjeta al vendedor ya te hace dudar sobre un posible contagio y automáticamente te pones en las manos el alcohol en gel más cercano si es que no podés en ese mismo momento lavarte las manos. Y no sólo es la cuarentena lo que nos lleva a las billeteras digitales sino también la inseguridad del día a día: ¿Para qué salir de mi casa con la mochila con mi billetera, el tarjetero e incluso mis documentos si puedo tenerlo todo en el celular? Uno de los principales beneficios de usar estas apps es que nos dan la posibilidad de realizar casi cualquier transacción sin salir de casa o, mejor dicho, a distancia. Puedo enviar plata a una amiga que está juntando para comprarle el regalo de cumpleaños a otra, puedo pagar ese pantalón que le compré a mi vecina, puedo hacer prácticamente todo sin necesidad de estar frente a la persona para pasarle el efectivo o la tarjeta.

Algo que comúnmente no contemplamos, es el tiempo que perdemos yendo a pagar nuestros impuestos. Hacé la prueba si es que aún vas a pagar presencialmente: cuánto tiempo demorás en ir, hacer la fila, pagar y volver a tu casa. No se vos, pero yo prefiero dedicar ese tiempo, con suerte media hora, a estar con mi familia, trabajar un ratito más o llamar por teléfono a mi abuela Memé. Una de las tantas ventajas de las billeteras digitales, es poder estar en tu casa, oficina o donde sea y poder tener todas tus cuentas al día y lo que es aún mejor, te ahorras el papelerío de tener todas esas facturas con tickets abrochados guardados en una carpeta (en el mejor de los casos), porque podés acceder a esos comprobantes directamente desde la aplicación.

En la nota de blog anterior vimos cómo podemos hacer para ser más eficientes en nuestras finanzas y qué mejor que tener toda la información en un mismo lugar. Al poder revisar cuáles fueron tus movimientos los meses anteriores, podés sacar una estadística de cuánto destinás al pago de impuestos y servicios, a gastos en supermercado, en alimento para los perros, en compras de indumentaria, en restaurantes, cuánto extraés en efectivo y demás actividad que haya tenido tu cuenta. Esto mismo algunas apps lo tienen resuelto y se le suele llamar “inteligencia de consumo” o “análisis de gastos”, que es en pocas palabras agrupar tus gastos en categorías para que puedas ver de manera gráfica y organizada cómo has gastado tu dinero. Esta herramienta es sumamente útil porque te da la posibilidad de, nada más ni nada menos, tomar decisiones eficientes sobre tu dinero.

¿Cuán segura es una billetera virtual?

El tema de la seguridad no es menor, en definitiva estás confiando tu plata, esa que con tanto trabajo conseguiste, a una app. En este sentido te digo: quédate tranquilo. Son muchos los procesos por los que una billetera digital tiene que pasar para ser aprobada y que vos puedas aprovecharla en tu teléfono. 

Como te dije antes, la plata está en un banco, no abajo del colchón de nadie.

Si la aplicación te lo permite, asegurala con los métodos de seguridad que te proporcionan, así si tenés algún problema con tu teléfono, hay un paso más de seguridad que te va a dar tiempo de recuperar tu cuenta. Como por ejemplo, huella digital, PIN de seguridad, doble factor con mail o aplicación, la que te sientas más cómodo de usar, pero siempre es bueno un segundo paso de control.

Además las billeteras deben cumplir con estrictas regulaciones del BCRA (Banco Central de la República Argentina) y de la Unidad de Información Financiera (UIF) que solicitan información y complimiento de medidas de seguridad al igual que un banco.

Y los últimos pero no menos importantes puntos en cuanto a seguridad para tener en cuenta: no compartas tu contraseña, sé cuidadoso cuando usas la app, que no te vean el saldo y no dejes tu teléfono desbloqueado en cualquier lado. En definitiva, cuidala cómo cuidás tu billetera física.

Para concluir, y como ya dije anteriormente, las billeteras digitales son una herramienta más que útil, que sirven no sólo para hacernos la vida más fácil, sino también para hacernos ahorrar tiempo y ayudarnos en estos momentos tan complicados a ser más eficientes con nuestra plata. Te invito a que si aún no lo has hecho, que descargues alguna de las aplicaciones que actualmente están en el mercado, para que las pruebes. Si sos nuevo en el tema, te recomiendo que empieces con unos pocos pesos y vas a ver cómo de a poco vas a poder aprovecharlas cada vez más. 

¿Te quedó alguna duda o querés agregar algo más? ¡Dejá tu comentario!